Si leíste mi blog anterior, sabés que me encanta la época de vacaciones y que la disfruto mucho por que yo también bajo las revoluciones. Cuando los chicos están más grandes, coordino con ellos que actividades les gustaría realizar y depende mucho de las personalidades de cada uno. Trato de no saturarlos de actividades y que pasen tiempo en la casa.

Niños 9 a 12 años:

–       Campamento de Fit Yogis: si son chicos creativos y les gusta el yoga pueden ir a este campamento. Además, aprenden sobre valores y sobre como conocer y manejar sus emociones. Mi hijo de 10 años disfruta cada vez que asiste.

–       Campamento Educarte: tiene la gran ventaja de que realizan actividades de acuerdo con la edad de los chicos. Me encantan que pasen jugando al aire libre en vez de encerrados en la casa.

–       Campamentos Especializados: de acuerdo con los intereses de cada niño se pueden buscar campamentos en una disciplina específica, ya sea un deporte o en el área artística. Campamento de música, pintura, robótica, gimnasia, voleibol, futbol, raquetbol, etc. Yo les recomiendo que por lo menos una vacación vayan a clases de natación y que aprendan a nadar bien, es algo importante para el resto de la vida. 

–       Paseos de un día: buscamos que sean más activos, en el caso de los volcanes caminamos los senderos más largos, o buscamos espacios donde puedan andar en bici de montaña. Un lugar que nos gusta visitar es Calle Pasto cerca de la Universidad para la Paz, en la caminata se dura como 1 hora y siempre descansamos en un río. Cerca de este lugar también hay una pista donde los chicos pueden aprender manejo de bici de montaña. En el Bosque de la Hoja hay senderos para la bicicleta. Buscamos cataratas y lugares donde se puedan caminar y sea lograble para ellos de acuerdo con su edad. Otra actividad de un día es rafting en algún río adecuado para ellos.

–       Playa: sigue siendo uno de nuestros lugares favoritos, tal vez llevan boogie boards o toman alguna clase de surf, snorkeling, salimos a correr, llevamos bicicletas, caminamos a los diferentes lugares, juegan con amigos en la arena y el mar. Realizamos picnics en nuestras playas favoritas y disfrutamos del sol y el mar.

–       Paseos de fin de semana: en Liberia se encuentra “Africa Mía” que es un lugar muy divertido con muchas actividades. Río Perdido en Bagaces o Río Celeste son dos lugares en nuestra lista de pendientes. En Arenal se pueden realizar actividades acordes a sus edades como canopy o canyoneering.

 

–       Amigos: siento que las vacaciones también son un espacio importante de tener con sus amigos, juntándose con ellos en casas, lugares públicos como mini-golf, centros para brincar, espacios para jugar fútbol o áreas con piscinas. En la casa a veces se quedan a dormir hasta 4 chicos a la vez, que siendo más grandes es mucho más fácil y no requieren de planificación de un gran evento.

–       Cine: se vuelve más común que quieran ir al cine con sus amigos y puede ser que los más grandes ya vayan solos.

–       Tiempo en casa: como mencioné con los niños pequeños, me gusta que mis hijos se queden en casa, no planeo todos los días de sus vacaciones, dejo que se aburran un poco y que resuelvan que hacer.  Que inventen juegos, lean (o leerles), cocine y vean televisión. Con los videojuegos trato de limitarles el tiempo (hay días que lo logro y otros que juegan más de lo que quisiera). Mis hijos ya juegan en línea, pero la única restricción es que sólo puede ser con sus. Existen herramientas que permiten monitorear la cantidad de horas que juegan los chicos. 

–       CISV: una organización que existe desde los 50s y realiza campamentos a nivel mundial. El primer campamento es a los 11 años, y luego hay otros según las edades donde comparten con niños de todo el mundo. El objetivo es que los niños vayan aprendiendo sobre la tolerancia, respeto a los demás, otras culturas, y como a pesar de nuestras diferencias somos iguales. Los temas van cambiando y conforme los chicos son más grandes los temas se vuelven mas sociales y políticos, pero siempre con espacios de diversión.  La villa, el campamento a los 11 años, es por 4 semanas donde los niños no tienen mayor contacto con los padres y puede ser en Costa Rica o en lugares tan lejanos como Indonesia. Para mi hijo mayor fue una experiencia increíble donde volvió más maduro, consciente, colaborador, independientes y agradecido. Mi hijo menor inicia con todo el proceso en Setiembre para asistir el próximo año y esta muy emocionado.

Todos necesitamos en algún momento tomar un descanso para llenarnos de energía para que el momento de volver al trabajo o escuela tengamos deseos de hacerlo. Salir de la rutina es importante y refrescante.

¡Felices Vacaciones!

Deje su comentario