Recientemente el término coaching o coach se ha empezado a escuchar por todo lado. Hay coaches que ayudan en la preparación para una competencia o entrenamiento físico, hay coaches ejecutivos que ayudan al personal o empresas a lograr sus objetivos o metas, hay coaches de salud que ayudan a modificar la alimentación y estilo de vida, y cientos de opciones más en el mundo de coaching. Desde personas que se han preparado en programas formales para guiar estos procesos hasta otros que por su experiencia de vida simplemente guían y acompañan.

¿Qué es un coach?

En una forma sencilla, un coach acompaña a una persona a moverse de un punto A a un Punto B. El entrenador de un maratón lleva a su cliente a lograr la competencia, el coach de salud o estilo de vida le ayuda a la persona a cambiar hábitos y el coach ejecutivo a que se cumplan metas en la empresa.

El coach de vida acompaña a su cliente a descubrir nuevas posibilidades, a vivir situaciones desde otro ángulo de una forma creativa utilizando técnicas, preguntas, escucha y empatía que llevan a la introspección y autoconocimiento.  Una sesión de coaching es un espacio de descubrimiento para aquellas personas que ya no les funcionan los resultados que están obteniendo en su vida, no tienen paz interior y quieren generar cambios, pero no están seguros cómo hacerlo. El coaching es un proceso de transformación y aprendizaje para generar nuevos espacios, acceder al poder personal, a una vida plena, obteniendo resultados diferentes, acordes a los anhelos más profundos. Al hacer cambios en el interior, la visión de lo que es posible se expande y las metas y objetivos, así como la solución de los conflictos, se pueden lograr o disolver.

¿Qué sucede en una sesión de life coaching?

Cada sesión de life coaching inicia con una petición clara del cliente. Un deseo de cambio o de transformar algo que ya no funciona. Las peticiones no se pueden hacer esperando que cambie otra persona o que cambie la realidad de lo que está sucediendo en este momento. Algunas preguntas para empezar a indagar son:

  • ¿Qué se quiere lograr en esta sesión?
  • ¿Qué es aquello que le esta quitando la paz en este momento?
  • ¿Qué impide que avance?
  • ¿En qué áreas de la vida se quiere tener mas claridad?

Lo importante es que esta petición siempre es generada por el cliente, desde su ámbito personal y de ahí se parte.

En este proceso se cuestiona y trabaja con:

  • Pensamientos
  • Lenguaje
  • Emociones
  • Acciones
  • Estados de ánimo
  • Perdón hacia otros o nosotros mismos
  • Creencias y cultura

El objetivo es tener claro cuáles de estos nos funcionan y cuáles ya no; cuáles son nuestros y cuáles han sido aprendidos. Es ser consciente de lo que pensamos y el lenguaje que utilizamos constantemente con los demás y con nosotros mismos. Es comprender que todos estos pilares o conceptos nos han funcionado y nos han hecho quien hoy somos; pero tal vez ya no nos funcionan de la manera adecuada y es el tiempo de explorar, conocer y transformar.

¿Qué temas se pueden revisar en una sesión de life coaching?

Las opciones son infinitas, pero estas son alguna:

  • Relación con la pareja
  • Divorcio
  • Muerte
  • Maternidad/Paternidad
  • Relación con la familia
  • Relación con los amigos
  • Trabajo
  • Creencias limitantes
  • El Peso
  • Proyectos nuevos
  • Enfermedades

Todas estas situaciones o personas les vamos dando significados en nuestra vida, por medio de nuestros pensamientos, y empiezan a tener gran poder en nosotros. Al punto que muchas veces nos limitan y nos quitan la paz.

Durante las sesiones de life coaching, se empiezan a generar cambios internos, se logra observar pensamientos, nos lleva a vivir una vida de una forma más presente. Una vida congruente donde nuestros pensamientos, acciones y lenguaje están alineados. Cuando esto ocurre, nos damos cuenta de que la vida es mucho más sencilla de lo que creemos.

Al cierre de la sesión se revisa que ha sucedido para la persona, tal vez nuevas perspectivas, tal vez una paz que hace rato no se sentía, aceptación de la realidad, de las personas y de uno mismo.  Se modifica el lenguaje y se definen las acciones a seguir para que el cambio quede.

Trabajar en nosotros mismos, en remover todo aquella que nos mantiene en un estado de culpa, frustración o tristeza, es el mejor regalo que nos podemos dar y que le podemos dar a la humanidad. El cambio empieza por nosotros. Todo inicia en el momento en que se está dispuesto a ver de otra manera, a cuestionar las creencias y abrirse a las infinitas posibilidades que hay para cada uno de nosotros.

«Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.

Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?»  Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres para no serlo?  Eres hijo del universo.

No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.

Nacemos para poner de manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros, como lo hacen los niños. Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.

No está solamente en algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.

Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.  Y al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.«

Marianne Williamson; leído por Nelson Mandela en su discurso de investidura como Presidente de Sudáfrica.

Si estás listo para dar ese salto cuántico en tu vida, para vivir una vida plena, en paz y deshacerte de todo aquella que te ha estado limitando de brillar, podemos agendar tu cita de forma presencial o virtual. En una hora podés iniciar un proceso de transformación para toda tu vida.

 

 

 

Deje su comentario